Los Becerros ocultos de nuestra mente

 La idolatría oculta en nuestro corazón.  No puedes dejar de escucharlo



Comentarios