Entradas

sabiduría diaria. Hay quien sienta a su mesa al diablo